Gestforest

Servicios de gestión forestal y medioambiental sostenibles


Deja un comentario

Nuevas formas de cultivar

Desde Gestforest queremos iniciarte e incitarte a que practiques y aprendas nuevas formas de cultivo, ya que una de nuestras líneas de trabajo trata sobre agroturismo.

Hoy vamos a hablar de un tipo de bancales, los bancales elevados de cerámica, explicando sus diversas ventajas frente al cultivo tradicional. Existen infinitas formas y métodos para la realización de un huerto familiar de reducidas dimensiones, Gestforest os  propone una de ellas.

Se trata de sistemas fáciles y prácticos que propician mucha cosecha en poco espacio y el se consigue un estado donde el desarrollo de las plantas es de forma sana y muy productiva.

La principal ventaja de los bancales elevados es que permiten una postura de trabajo más cómoda, ya que no hay que trabajar a ras del suelo, de manera que no se cargan las lumbares. Sin embargo, al elevar la tierra la exponen al aire. Se podría decir que, aunque en zonas húmedas puede ser una ventaja; en zonas cálidas o secas implica una mayor evapotranspiración y, por lo tanto, mayor necesidad de riego y consumo de agua. Por otra parte, con los cultivos sucesivos, los bancales se van desestructurando y hay que rehacerlos o aportarles algo más de tierra.

Otras ventajas es que al estar en un bancal elevado, nunca vamos a pisar el terreno, con lo cual, en nuestro bancal nunca se va a apelmazar la tierra como en un huerto que se pise. El control de hierbas se hace mucho mas sencillo ya que  la hierba que crece en los pasillos, resulta fácil de segar, y las semillas que pueda traer el viento ,se reducen drásticamente.

En zonas muy frías se recomienda utilizar madera en vez de los ladrillos, ya que se suele congelar el agua retenida en su interior y acaban rompiéndose.

¿Cómo se fabrica?
1- Una vez lavada la tierra de huerto, delimitamos con cuerdas y estacas la ubicación y las dimensiones de los bancales, que, generalmente, son de 120 cm de anchura, de tres a seis metros de longitud y una altura en función del ancho de los rasillones cerámicos empleados, aunque lo más frecuente es entre 40 y 50 cm.
2- Con una pala, amontonamos en la zona de los bancales la tierra de los pasillos, rebajando esa parte unos 30 cm.
3- Colocamos los rasillones bordeando todo el bancal y clavamos unas estacas o varillas metálicas –dos exteriores en los extremos y una interior en el centro–, para sujetarlos y que no se expandan con la presión de la tierra.
4- Una vez instalados los rasillones en todo el perímetro, repartimos la tierra uniformemente, colocamos un sistema de riego por goteo, el compost en superficie ¡y a cultivar sano y ecológico!

A continuación os dejamos un vídeo de “La Huerta de Toni” donde os lo explica paso a paso y es mucho más ilustrativo.

Pueden visitarnos en Facebook de Gestforest y en @Gestforest

Consulta nuestra página web www.gestforest.com

Extraído de ecocosas y la revista integral.

Anuncios